La Fuente de Marcel Duchamp

Muy buenas ladies and gentlemen, hoy les traigo un artículo sobre La Fuente de Marcel Duchamp, en el que les hablaré un poco sobre su significado.

La Fuente es una obra perteneciente al artista francés Marcel Duchamp, fue presentada en 1917 en el museo de Nueva York. La obra consiste un urinario tumbado, Duchamp lo tituló "La Fuente" y lo firmó como "R. Mutt", nombre de un fabricante de sanitarios de Nueva York.

Marcel Duchamp sentado junto a su obra "La Fuente"

Duchamp presento la obra con la intención de participar en un concurso del que el mismo era jurado. Por supuesto que el rechazo no se hizo esperar, ¿cómo aceptar un urinario como propuesta artística?, ¿cómo premiarlo en un concurso?, no tiene sentido.

Y ahí, en el sin sentido de la obra aparece su sentido (aunque parezca una estupidez). Duchamp desmantela el pedestal en donde se encontraban la belleza y el arte. El Vanguardismo de Duchamp arrasa con el arte, el Vanguardismo es la destrucción del arte. Si se creía que el buen arte debía imitar la naturaleza y hacer de ella algo perfecto, el Vanguardismo dice que el arte no tiene por qué imitar la naturaleza, la realidad, y en el caso de "La Fuente" de Duchamp ni siquiera tiene por qué tener sentido; simplemente, esta ahí.

El urinario no es un objeto realizado por Duchamp; solo la idea es suya, el urinario es sí, es producto de una fábrica que lo produce en serie. Este urinario no es especial, es igual a los otros, es común.

Llama la atención que el urinario está tumbado, gesto que Duchamp hace para provocar hasta el último momento. Duchamp muestra el urinario como algo que debe convertirse en un estímulo que genere pensamientos. Es un objeto que debe verse más allá de los sentidos.

Pero sobre todo, el punto fuerte de la obra es el lugar donde se encuentra, Duchamp descontextualiza el urinario, y lo extrae del lugar en donde debe funcionar, un baño, y lo coloca en un museo. Un objeto como el urinario está hecho para permanecer en un lugar específico, no en otro. No es común ver urinarios, cepillos de dientes o platos de ducha en un museo.


Duchamp provoca incluso en el mismo acto de nombrar, utiliza un término que está asociado con el objeto que se ubica en las plazas públicas y por medio del cual el agua está constantemente fluyendo, para nombrar un simple urinario. El término "fuente" solo concuerda en el sentido del permitir la salida y la distribución de las aguas en el urinario. Utiliza el término "fuente" en vez de otro más apropiado y exacto.

Sería absurdo ir al baño y ver que alguien está contemplando el retrete, el lavamanos o la escobilla del retrete. Sin embargo, vemos que con el urinario el artista está haciendo que el espectador se detenga a mirar y contemplar aquello a lo que jamás prestaría menor atención en su cotidianidad. El espectador reconoce el urinario como urinario, no como objeto de arte.

En conclusión podría decirse que lo único que hace Duchamp es tumbar y firmar un orinal con un seudónimo. En el sentido más estricto, Duchamp solo sería autor del nombre.


Fuente: books.google.es; museodelprado.es; artehistoria.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña de "El animal más peligroso. Un thriller victoriano" del Dr. Gabriel Antonio Pombo

Monster Energy y su relación con el 666