Pío Baroja

Pío Baroja fue uno de los grandes exponentes de la llamada Generación del 98, conocido por su producción novelística entre la que destacan títulos como Memorias de un hombre de acción (1935) y Zalacaín el aventurero (1908) que fue llevada al cine en dos ocasiones.


Pío Baroja

Nació en San Sebastián el 28 de diciembre de 1872, Baroja estudió medicina en Madrid, tras un corto periodo como médico rural volvió a la capital iniciando sus colaboraciones periodísticas en diarios y revistas como Germinal, Revista Nueva y Arte Joven, entre otras.

La postura política de Baroja fue evolucionando de una izquierda militante a un escepticismo que no le libró de problemas con la censura franquista al reflejar la Guerra Civil en Miserias de la guerra y A la desbandada, esta última todavía sin publicar.


Debido a su postura política y opciones personales como su reconocido ateísmo (no pertenecer a ninguna religión), Baroja no disfrutó de demasiados reconocimientos en vida, aunque fue miembro de la Real Academia de la Lengua desde 1935.


Pío Baroja perteneció a familias muy distinguidas y conocidas en San Sebastián, relacionadas con el periodismo y los negocios de imprenta. Entre los ascendientes de la madre había una rama italiana, los Nessi, a la que el escritor debe su segundo apellido.



Fue el tercero de tres hermanos: Darío y Ricardo (que sería en el futuro también escritor y un importante pintor, conocido sobre todo por sus espléndidos aguafuertes).

Dejó la profesión de médico por la de novelista en 1896. Ya muy separada de los tres hermanos nació Carmen, que habría de ser la inseparable compañera del novelista, ocasional escritora también. El padre de los Baroja, Serafín, era, a la par que hombre inquieto y periodista de ideas liberales, un ingeniero de minas del Estado, lo que llevó a la familia a constantes cambios de residencia por toda España. El continuo ir y venir de su familia inculcó al futuro novelista la afición a los viajes y le permitió conocer bien el país.

Baroja se aficionó a la literatura mientras era joven, habiendo devorado buena parte de la literatura contemporánea desde el siglo XVIII, clásicos juveniles como Julio Verne, Thomas Mayne-Reid y Daniel Defoe. Se libró del servicio militar que le repugnaba. En 1891 terminó la carrera de medicina en Valencia y se doctoró en 1894 en Madrid con una tesis sobre El dolor, estudio psicofísico. Pío Baroja murió el 30 de octubre de 1956 en Madrid.



Fuente: books.google.esbiografiasyvidas.comcasadellibro.commodernismo98y14.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña de "El animal más peligroso. Un thriller victoriano" del Dr. Gabriel Antonio Pombo

Monster Energy y su relación con el 666