El Imperio Napoleónico

El Imperio Napoleónico comienza en 1799, cuando Napoleón es nombrado cónsul en Francia; su política de gobierno se encaminó a consolidar los logros de la revolución burguesa. Llevó a cabo una reforma administrativa de carácter centralista, promulgó un Código Civil y reformó la Hacienda y el sistema de enseñanza.

Joseph Bonaparte Napoleón

En 1804, Napoleón se sentía tan fuerte que se hizo coronar emperador. Uno de los motivos del prestigio y del poder de Napoleón fue su capacidad para derrotar a los monarcas absolutos europeos que habían unido sus ejércitos para luchar contra la Francia revolucionaria.

Las tropas de Napoleón consiguieron conquistar gran parte de Europa, y en 1811 el Imperio Napoleónico se encontraba en pleno apogeo. Se extendía desde Alemania hasta España, exceptuando Gran Bretaña.

En todos los países anexionados o bajo influencia francesa donde Napoleón colocó en el trono a familiares o generales de su ejército se impusieron ideas revolucionarias.

Los ejércitos napoleónicos actuaron como conquistadores, sometieron a las naciones ocupadas y favorecieron los intereses materiales de Francia por encima de los ideales revolucionarios. Todo ello desencadenó en los territorios ocupados fuertes sentimientos nacionales contra la Francia invasora.

Batalla de Waterloo 1815

El levantamiento protagonizado por los españoles en 1808 contra la invasión e imposición de un rey extranjero (José I Bonaparte) marcó el declive del Imperio Napoleónico.

En 1814, tras ser vencido en Rusia y en España, Napoleón abandonó el poder. A pesar de un efímero retorno, en 1815 fue nuevamente derrotado en Waterloo y desterrado a la isla de Santa Elena, donde murió en 1821.


Fuente: hphistoria.netbiografiasyvidas.com; youtube.com; books.google.comanayaeducacion.es

Comentarios

Entradas populares de este blog

Reseña de "El animal más peligroso. Un thriller victoriano" del Dr. Gabriel Antonio Pombo

Monster Energy y su relación con el 666